Choque de Civilizaciones

En un viaje a la última tierra - finis terrae - el encuentro entre agricultores y cazadores-recolectores europeos significó la pena de muerte para estos últimos. Pero la historia aún no ha terminado.
Este proyecto fue apoyado por el Pulitzer Center on Crisis Reporting
 

Prólogo

Hace poco más de 500 años, el navegante portugués Hernando de Magallanes descubrió un paso marítimo en el sur del planeta, una región desconocida para los europeos, que la llamaron Tierra Australis Incognita. Este descubrimiento unió al mundo en la primera globalización de la sociedad moderna. El paso se conoció como el Estrecho de Magallanes. A la estela de Magallanes llegaron los agricultores europeos, hombres que ya habían domesticado plantas y animales y que al llegar a la ahora llamada Tierra del Fuego encontraron cazadores-recolectores que habían vivido allí por más de 10,000 años, fruto de la gran aventura del hombre. migración para el planeta. Entre las tribus que vivían allí, había un grupo étnico que se conocería como Selk’nam. El encuentro entre agricultores europeos y cazadores-recolectores supuso la pena de muerte de estos últimos. Una tragedia que todavía está a la orden del día. Considerado extinto en los libros de historia y las leyes escritas por los vencedores, los supervivientes afirman estar vivos. Y ahora luchan por el reconocimiento.

Karokynká

Marcio Pimenta
Nina Radovic Fanta

Espírito Selknam-2.png

Hace poco más de 500 años, el navegante portugués Hernando de Magallanes, al frente de una expedición desde el Reino de España, descubrió un paso marítimo en el sur del planeta, una región desconocida para los europeos, que la llamaron Tierra Australis Incognita. El descubrimiento unió al mundo en la primera globalización de la sociedad moderna. Tanteando en busca de un paso a las Indias, la expedición, comandada por el explorador a bordo del Victoria, ya se encontraba por debajo de los 52º S de latitud cuando, bajo la niebla, se avistaron hogueras en la costa de América del Sur. Fue la primera señal de presencia humana. Los navegantes no lo sabían, pero esa tierra se llamaba Karukinka (Nuestra Tierra) y los Selk’nam (también conocidos como Ona) encendían fuegos para hacer frente al frío y cocinar la comida. Los Selk’nam habían llegado allí hace más de diez mil años como resultado de la gran aventura de nuestra especie a través del planeta, un viaje de al menos 60.000 años, comenzando en el Valle del Rift de África Oriental, a lo largo del cual los humanos se extendieron por todo y encontró allí la última tierra - finis terrae - la última frontera continental.

 

En el siglo XIX, llegarían otros europeos y sus descendientes, esta vez para quedarse. Eran agricultores, trayendo la cultura de plantas y animales domesticados, y misioneros salesianos. Los forasteros se encontraron con grupos de cazadores-recolectores que vivían nómadas en ese entorno salvaje e inhóspito, de veranos cortos y largos inviernos. El encuentro entre agricultores y cazadores-recolectores europeos supuso la pena de muerte de estos últimos. Un genocidio que, en veinte años, provocó el exterminio casi total de la población de Tierra del Fuego. Casi.

 

Tierra del Fuego es un archipiélago de la Patagonia separado del continente sudamericano por un estrecho, conocido hoy como Estrecho de Magallanes, que conecta el Atlántico con el Océano Pacífico (llamado así por Fernão de Magalhães) - y que unía al mundo. El nombre Tierra del Fuego también se lo dio Magallanes en 1520, cuando vio las llamas y el humo de las muchas hogueras de los nativos desde su embarcación en la costa de Ilha Grande, la isla principal del archipiélago. Liderando una expedición española, Magallanes fue el primer europeo en llegar a esas tierras de vientos vivientes.

Mucho antes de que Tierra del Fuego se dividiera entre Argentina y Chile (en un tratado firmado en 1881) varios aventureros intentaron ocupar Karukinka. 

Primero buscaban oro. Y trajeron consigo gérmenes que causaron epidemias de tuberculosis, sífilis e infecciones respiratorias, las mismas armas biológicas que golpearon y diezmaron a otros pueblos amerindios. Fue el principio del fin. Luego vino la llegada masiva de agricultores europeos, chilenos y argentinos que vieron en Karukinka el lugar perfecto para criar ovejas para la producción de lana y carne. Así, invadieron y se apoderaron del territorio que ocupaban los grupos Selk’nam, Tehuelche, Yagane, Haush y Kawesqar, entre la Patagonia y Tierra del Fuego.

O guanaco (Lama guanicoe) foi fundamental para a sobrevivência dos povos da Terra do Fogo. Dele, tiravam o alimento, o couro para confecção de roupas e utensílios e fios para fabricação de flechas. Terra do Fogo, Chile, 2021. Foto: Marcio Pimenta

El guanaco (Lama guanicoe) fue fundamental para la supervivencia de los pueblos de Tierra del Fuego. De él tomaron comida, cuero para hacer ropa y utensilios e hilo para hacer flechas. Tierra del Fuego, Chile, 2021. Foto: Marcio Pimenta

La invasión costó a los Selk’nam su tierra y su libertad de la cultura nómada, mientras se daban cuenta de que era mucho más fácil cazar una oveja domesticada que un guanaco salvaje. Esto, por supuesto, no sería aceptado por la cultura de los agricultores, que vieron en la propiedad privada el salto al progreso, aunque no se puede probar que tal estilo de vida nos acerque a la felicidad. La convivencia entre agricultores y cazadores-recolectores era imposible. Los recién llegados decidieron erradicar la población Selk’nam para apropiarse de toda la tierra y contrataron cazarrecompensas. Cortaron las orejas de Selk’nam capturado cazando ovejas y se las mostraron a los agricultores como prueba de "trabajo" para recibir el pago. A los Selk’nam recurrentes les cortaron la cabeza. Naturalmente, hubo una reacción y los Selk’nam mataron a los granjeros a los que lograron alcanzar con sus flechas.

03 Agostini.jpg

Grupo familiar Selk´nam. Região entre o Rio Grande e o Lago Yehuin, Isla Grande, Tierra del Fuego. Fotografia de Alberto María De Agostini. 1915. Fotografia gentilmente cedida pelo museu Maggiorino Borgatello, Punta Arenas, Chile.

Sin embargo, fue un conflicto desequilibrado y pronto los hombres Selk’nam fueron exterminados. Ancianos, mujeres y niños fueron capturados y vendidos como sirvientes domésticos o enviados a misiones salesianas en Rio Grande (sector argentino) y en Dawson Island (sector chileno) para ser “civilizados”. Las mujeres fueron violadas en repetidas ocasiones y obligadas a casarse con personas no nativas. Las enfermedades, la desnutrición, la evangelización, la pérdida de la cultura y la separación de las familias diezmaron a la población. Solo quedaron niños pequeños. Cuando llegaron los granjeros, había unos cuatro mil Selk’nam; en 1930 había poco más de un centenar. Se informó que los Selk’nam se extinguieron en los libros de historia y las leyes escritas por los vencedores.

 

Los relatos de los salesianos describen a los Selk’nam como un pueblo de habilidades increíbles. Pudieron ver mucho más allá de lo que los europeos podían ver incluso con binoculares. También estaban dotados de una capacidad auditiva fenomenal. Aprendieron otros idiomas con facilidad, exhibieron una capacidad creativa muy superior a la media y un talento para la pintura y el dibujo. Su imaginación desarrolló admirables historias y cultura religiosa. Además, fueron ciertamente amables y nobles.

Ha pasado un siglo, y dictaduras, sin que se aborde el genocidio de Selk’nam. Esto comenzó a cambiar solo recientemente, en la década de 2010, gracias a Internet, donde se encontraban los usuarios que buscaban sus orígenes. Ahora, juntos, los Selk’nam enfrentan el proceso de reescribir la historia oficial, de descolonizar y desnaturalizar la perspectiva histórica, de recuperar y replantear lo sucedido. Crearon centros comunitarios donde se comparten experiencias familiares, historias y recuerdos y se confronta la verdad. En Chile, los Selk'nam se agrupan bajo la Comunidad Covadonga Ona y en Argentina, Comunidad Rafaela Ishton, para luchar por sus derechos, empezando por el reconocimiento de que aún existen, de que han no se ha extinguido. Es un pueblo vivo.

 

Comunidad Rafaela Ishton existe desde la década de 1980 y fue una de las primeras en obtener jurisdicción legal en Argentina. En 1995, los Selk’nam fueron reconocidos como pueblo indígena por el estado argentino. Más de 600 familias, en total unas mil personas, se identifican como Selk’nam en el país.

 

En Chile, la Comunidad Covadonga Ona ganó jurisdicción legal el 2015, la cuál tiene nombre de Corporación Selk'nam. La organización tiene más de cincuenta miembros y sus familias, en total unas doscientas personas. Según el censo chileno de 2017, 1.144 personas se identificaron como Selk’nam; sin embargo, el Estado chileno no reconoce la existencia de los Selk’nam como pueblo. La Corporación lucha por la inclusión de los Selk’nam en la lista de “principales etnias” reconocida por la Ley Indígena nº 19.253, de 1993.

 

Hema'ny Molina, presidente de Corporación Selk’nam Chile, y Miguel Pantoja, miembro de la Comunidad Rafaela 

02 Agostini.jpg

Grupo selk´nam. Región entre Río Grande y Lago Yehuin, Isla Grande, Tierra del Fuego. Fotografia de Alberto María De Agostini. 1915. Fotografia gentilmente cedida pelo museu Maggiorino Borgatello, Punta Arenas, Chile.

Os europeus trouxeram os cavalos e as ovelhas. O modo de vida que exigia grandes áreas de terra causou o conflito com os Selk'nam. Terra do Fogo, Chile, 2021. 

Los europeos trajeron los caballos y las ovejas. La forma de vida que requería grandes extensiones de tierra provocó un conflicto con los Selk'nam. Tierra del Fuego, Chile, 2021.

Ishton, no aceptan ser vistos como "descendientes" de los Selk’nam. “No soy descendiente, soy Selk’nam”, dice Pantoja.  “Tener que explicarme, pensarme, es algo violento”, dice. 

“Siempre supe que era Selk’nam, pero eso no significaba vivir como tal ni entender cómo hacerlo. Hay varias capas complejas. Durante muchos años hubo un sentimiento de soledad, ya que desconocíamos la existencia de otras familias. Fue una sensación de vacío y soledad total. ¿Con quién voy a hablar? ¿A quién le voy a decir? ¿Me creerá la gente? ”

Hema’ny Molina

Durante la última década, muchos Selk’nam han emprendido viajes emocionales y físicos para conocer y reconocer la trágica historia de sus antepasados. No es un camino fácil. “Nuestro primer vistazo como Selk’nam siempre es doloroso porque lo que cuentan en los libros de historia no es la historia que conocemos. La mayoría de nosotros atravesamos una búsqueda espiritual para llenar el vacío, el sentimiento de no encajar, de no pertenecer a ninguna parte, hasta que encontramos nuestra cultura. Las respuestas están ahí, aunque no estemos en Tierra del Fuego ”, dice Hema'ny Molina, quien vive en Santiago, Chile.

 

La mayoría de los Selk’nam han vivido lejos de la Patagonia, en ciudades chilenas (Santiago, Valparaíso, Villa Alemana, Valdívia, Arica) y en el extranjero (Suecia, Estados Unidos y Canadá) desde que los niños sobrevivientes fueron llevados de Tierra del Fuego. Hay mucho por descubrir. Cuentan con la ayuda de investigadores de la Universidad Católica Silva Henríquez y la Universidad de Magallanes. Alejandro Núñez Guerrero, director del Centro Universitario de la Universidad de Magallanes en Porvenir (Chile), ha estado forjando acuerdos para realizar más investigaciones de campo; recientemente se descubrió que el primer rancho de los colonos se construyó en el lado chileno y no del lado argentino, como se imaginaba, y que los Selk’nam están más presentes en Tierra del Fuego. Todo esto es fundamental en el proceso de reconocimiento.

El genocidio marcó profundamente a los pocos Selk’nam que permanecieron en la Patagonia. Los sobrevivientes criaron a sus hijos sin enfatizar su origen étnico. Este fue el caso de la bisabuela de Miguel Pantoja. “Para proteger a las generaciones posteriores, los ancianos no transmitieron el idioma. Por eso no hablo el idioma Selk’nam ”, dice Miguel, quien vive en Río Grande, en la Ilha Grande de Tierra del Fuego. Incluso hoy en día, los habitantes de la Isla Grande no asumen ascendencia Selk’nam. “El estigma de la muerte era tan fuerte que los Selk’nam no querían ser indígenas; así, criaron a sus hijos con criterios no indígenas ”, dice Hema'ny Molina. Negar la etnicidad era una forma de sobrevivir.

 

Héctor Vásquez Chogue, ex vicepresidente de la comunidad Covadonga Ona, y su hermano José Luis Vásquez Chogue, secretario de Corporación Selk’nam, llevan más de treinta años en una búsqueda personal. Hace solo tres años que descubrieron que eran Selk’nam cuando vieron el nombre de su abuelo en uno de los registros de nacimiento de los salesianos en la isla Dawson. El reciente viaje de autodescubrimiento como Selk’nam también se ha convertido en una gira de reuniones interminables con políticos chilenos para incorporar a los Selk’nam a la Ley Indígena. El objetivo principal es darlos a conocer como Selk’nam vivos, al contrario de lo que todavía se enseña. “Es difícil decir quién soy, porque el Estado no nos reconoce”, dice José. Los Selk’nam esperan el reconocimiento a principios de 2022, plazo que el Estado chileno le dio a la comunidad para demostrar que está vivo.

 

Mientras tanto, Héctor, José y muchos otros están aprendiendo a ser Selk’nam. José estuvo en Tierra del Fuego por primera vez en octubre de 2021. “Fue una emoción y una energía que nunca había experimentado. Traté de ver y experimentar el lugar con los ojos de mi abuelo”, dice. Los hermanos Chogue y su familia supieron hace unos años que su apellido es de origen francés, proveniente del hombre que, en la década de 1840, adoptó a su abuelo, bautizado por los salesianos como Carmelo. “Lo que pasó con los Selk’nam no puede ser olvidado por la sociedad chilena”, dice Héctor. En cuanto al futuro cercano, él y otros Selk’nam están dispuestos a dejar de ser anónimos y ser vistos: "Tenemos la responsabilidad de hacer visible nuestra cultura".

 

Ahora bien, querer ser reconocido como Selk’nam no significa querer ser visto como los indígenas del pasado o como piezas de museo. Los Selk’nam buscan su identidad como personas modernas e integradas en un viaje para reconstruir historias familiares. Para el siglo XXI, Hema'ny Molina está interesada en la verdad tal como es, sin nociones románticas. “La gente quiere vernos como antes, pero crecimos como todos los demás, tenemos teléfonos celulares, computadoras, trabajos, pagamos impuestos, nos atenemos a las horas de trabajo”, dice. Miguel Pantoja refuerza la necesidad de que las personas abandonen los estereotipos raciales: “A pesar de todo, no morimos, pero nos transformamos. Estamos vivos y presentes en nuestra tierra ”.

Ubicado en Bahía Inutil, uno de los sitios arqueológicos más importantes es la Pedra de Marazzi, reconocido como uno de los asentamientos más antiguos de la isla, alcanzando los 9.500 años. Aquí se encontraron instrumentos líticos y otras evidencias de la presencia de grupos cazadores de aves y guanacos. Tierra del Fuego, Chile, 2021. Foto: Marcio Pimenta

La Cola del Dragón

Eduardo Bueno

Espírito Selknam-1.png

Aquí está el estrecho que abrió el mundo. La frase se hace eco de una de las muchas paradojas que rodean el laberinto de islas y bahías, de meandros y callejones, de canales y glaciares a través de los cuales los navegantes europeos descubrieron que su mundo era menos de la mitad del mundo real, y que la Tierra era redonda y que el Atlántico parecía más una piscina en comparación con el inmenso océano que, en otra ironía más en torno a ese “descubrimiento”, el intrépido Fernão de Magalhães todavía eligió nombrar el Pacífico.

 

En medio de un viaje épico de hambre y tormento, de superación de dificultades y desgracias, Fernão de Magalhães, un portugués resentido, español naturalizado, cojo y tuerto -y uno de los más grandes navegantes de todos los tiempos- decidió llamar al último rincón del planeta la Tierra de Fogo y sus habitantes de Patagons, aunque ni esa tierra ni esa gente eran ni lo uno ni lo otro.

 

En cualquier caso, no hay duda de que fue Magalhães quien puso en el mapa esta maraña de fiordos y arenales, de ensenadas interminables y pasajes falsos. El laberinto que conecta las dos mitades del mundo, el sinuoso estrecho que una vez más acertadamente se llamó Cola del Dragón. El lugar donde, como una alfombra raída, el continente se desmorona y suelta su último aliento, componiendo un canto de fuego y hielo, una sinfonía de tierras y aguas reticentes que laten con tanta fuerza que traspasan.

 

Un mundo implacable. A menos que, por supuesto, seas un Tehuelche, un Selk'nam (o un Ona), un Yaghan, un Haush o un Alacaluf, los nativos que, debido a sus hogueras encendidas, avistados por Magallanes y su tripulación, se hundirían. en la historia bajo el nombre de fueguinos, habitantes de la llamada Tierra del Fuego. Eran, en cierto modo todavía lo son, los ocupantes originales de la parte más despiadada del continente. Y fue en medio de ese universo de sonidos y colores espectrales, del torbellino de vientos, arenas y mareas, que los “Fueguinos” construyeron su vida material y espiritual, su conjunto de creencias, sus costumbres ancestrales, su lugar en el mundo...

 

Y si allí el mundo físico parece descomponerse, desmoronándose pieza a pieza, terrón a terrón, cubo de hielo a cubito de hielo, todo corriendo, ahora con un rugido, ahora con un gemido, esta es también la metáfora de cómo la vida de los nativos se descompuso tras el desembarco de los europeos, momento a partir del cual esa finisterra se convirtió también en el fin del mundo, como una vanguardia del apocalipsis.

 

Sin embargo, todo lo que parece estar terminando quizás esté renaciendo. Después de todo, en el momento en que un asombrado, helado y hambriento Fernão de Magalhães cruzó el estrecho que ensanchaba mucho el planeta, lo que realmente se derrumbó fueron las concepciones geográficas del Viejo Mundo del que provenía. Y si el nuevo mundo que nació en ese momento no se volvió más pacífico, al menos resultó ser definitivamente redondo, aunque algunas personas aburridas todavía piensan que la Tierra es tan aburrida como ellos.

 

Pero la Tierra es redonda y gira. Y así, todos los días, el Sol arroja sus llamas sobre la Cola del Dragón.

Paisajes Ancestrales del Fin del Mundo

Sergio Baeriswyl Rada

En una historia de rescate patrimonial y de identidad, el arquitecto Sergio Baeriswyl Rada realizó 15 viajes a Tierra del Fuego para esbozar en bocetos las montañas que conforman el paisaje y la historia de la región y del Selk'nam. En un trabajo de investigación con la Corporación Selk'nam, identificaron los nombres bautizados por los pueblos originarios. Publicado por la editorial STO-Q, "Paisajes ancestrales del fin del mundo / Gráfico Bitacore de 15 viajes al sur de Tierra del Fuego", reúne en 160 páginas un rico e inédito material de investigación en tres idiomas: Español + Selk ' nam + Inglés. Todo este trabajo tuvo un resultado inesperado: el municipio de Timaukel aceptó oficialmente los nombres dados por la comunidad Selk'nam y se espera que pronto aparezcan impresos en los mapas oficiales de Chile.

 
 
 
 
 
 
Localizado na Bahía Inutil, um dos sítios arqueológicos mais importantes é a Pedra de Marazzi, reconhecida como um dos locais de povoamento mais antigos da ilha, atingindo 9.500 anos. Aqui foram encontrados instrumentos líticos e outras evidências da presença de grupos de caça de pássaros e guanacos. Terra do Fogo, Chile, 2021. Foto: Marcio Pimenta
 
Serie Selknam-14.jpg
pulitzer-center-white.png
Este proyecto fue apoyado por el Pulitzer Center on Crisis Reporting

Marcio Pimenta es un fotógrafo y explorador enfocado en temas humanos, socioculturales, identitarios y de cambio climático. Con sede en Porto Alegre, su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones impresas y en línea en todo el mundo, incluidas National Geographic, Rolling Stone, The Guardian, The Wall Street Journal y El País.

 

Es miembro internacional del Explorers Club y del Pulitzer Center on Crisis Reporting.

Para saber más: www.marciopimenta.com

Publicaciones

Folha de S.Paulo (Brasil), Patagon Journal (Chile), Radar Magazine (Itália)
Marcio Pimenta
Fotografías, Texto, Investigación, Director Ejecutivo, Idealización y Diseño Web
Nina Radovic Fanta
Texto y Investigación
Eduardo Bueno
Texto
Sergio Baeriswyl Rada
Croquis
María José Vásquez Tapia
Ilustraciones
Lucia Brito
Traducción
Agradecimientos (en orden alfabético):

Alejandro Núñez Guerrero, Comunidad Covadonga-Ona, Comunidad Rafaela Ishton, Corporación Selk'nam, Eduardo Bueno, Hector Vásquez Chogue, Hema’ny Molina, José Luis Vásquez Chogue, Lucia Brito, Miguel Pantoja, Museo Maggiorino Borgatello, Nina Radovic Fanta, Pablo Melo A., Salvatore Cirillo Dama, Sergio Baeriswyl Rada.